Home  /  Newspapers   /  La extraordinaria exposición del artista poblano: Carlos Oviedo

La extraordinaria exposición del artista poblano: Carlos Oviedo

Como lo dijo sabiamente el famoso escultor francés Auguste Rodin “El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma”, y sin duda alguna el extraordinario artista poblano, pintor y escultor Carlos Oviedo logró un éxito más en su nueva exposición, donde logra con gran sensibilidad inmortalizar la belleza de la mujer, y  además en esta ocasión fue un gran placer para mí, ver cómo el artista se reinventa, ahora en su incursión en la escultura, demostrando un gran talento, definitivamente ver cómo plasma en diversas piezas la belleza humana, es una grata experiencia y un privilegio.

Como lo afirma el galerista Alfredo Ginocchio, en la semblanza que hace sobre la exposición de Oviedo llamada 361 GRADOS “… En este viaje plástico de Carlos Oviedo tenemos la oportunidad de poder apreciar que  el artista es poseedor de una aguda sensibilidad y percepción, cualidades perfectas para retratar a la mujer dentro del contexto mismo de la belleza y delicadeza, además de contar con una extraordinaria técnica de expresión plástica, es decir la pintura como herramienta única. Creo que son un sinnúmero  de factores lo que han llevado a Oviedo a posicionarse dentro del realismo como un gran expositor. Estamos ante un artista con mucho futuro. Hoy le celebro una obra madura, profunda y de gran técnica…”

En verdad para mí fue un privilegio entrevistar al talentoso artistita poblano Carlos Oviedo y con todo gusto  me permito compartirles una parte de esta plática que tuve con él, donde menciona varios detalles de su nueva exposición:

1.- ¿Carlos Oviedo qué es 361 °?

R= 361 grados es una exposición de pintura y escultura, le di ese nombre porque es el resultado de un viaje de técnica que yo hago de análisis y que toca varios puntos, entonces regularmente    círculo es de 360 grados y entonces cuando regresas termina el círculo hay un grado más 361° esa es la conclusión que llego después del viaje.

2.- ¿Es tu primera incursión en la escultura?

Yo a la escultura empiezo a acceder a ella  desde hace como 13 o 15 años, yo empiezo a hacer mis primeros intentos, saco 3 o 4 modelos de escultura  de formato pequeño pero en esos momentos me topo con algún galerista que las hiciera en grande, eso representa un riesgo, mucho más trabajo y en ese momento no estaba tan maduro para poderlo hacerlo, en ningún sentido, incluso económico, la escultura es mucho más costosa para hacer. Entonces lo dejé hasta que ahora me volvió la curiosidad y hace medio año lo tome con fuerza. Llevo 9 o 10 piezas diferentes

3.- ¿Platícame sobre tu experiencia en la escultura?

R= La escultura la estoy abordando porque me pareció una necesidad, cada vez que yo miraba una escultura me causaba mucha curiosidad el poder entender los volúmenes de otra manera porque la pintura la entiendes y la interpretas pero en la escultura los haces objetivamente, los tienes que desarrollar, tiene su complejidad y esto es el resultado de tratar de intentar pasar la obra en dos dimensiones que hago en pintura a pasarla a tres dimensiones que ya es la profundidad que ya es el volumen. El mismo lenguaje que intento en la pintura pero en la tercera dimensión.

4.- ¿Cómo te sientes con tus nuevos productos artísticos, en particular con  la escultura?

R= Obsesionado, creo que me siento así desde que empecé con la escultura se me abrió un mundo nuevo, cuando empiezas a pintar y a tener ciertos logros, viene una especie de enamoramiento, donde cada cosa que haces, -es como lo novia, que te dice una frase bonita, y te cambia todo tu estado de ánimo-, y en la pintura cada vez que logras algo nuevo, que tú estabas buscando vienes a sentir esa especie de enamoramiento, estás pensando todo el tiempo en eso. Y después de los años entro a la escultura y entro otra vez en ese sentimiento nuevo de descubrir algo diferente, algo que nunca había hecho y que tiene muchas posibilidades, entonces llega el momento donde se vuelve obsesión, entonces cierras los ojos y no puedes parar  en la escultura, en lo que estás haciendo. Te duermes y empiezas a soñar, -a mí me pasa-, me duermo y empiezo a soñar escultura. Yo creo porque está trabajando la idea mucho tiempo y llega un momento en que se siente obsesión pero es bonita.

5.- ¿Cuál ha sido la respuesta de la crítica?

Eso me tiene muy contento, porque lo mismo que a veces ha sucedido con pinturas que a la gente le llega ese sentir que uno le pone al trabajo, entonces lo perciben no saben qué es, pero sienten, es algo como las grandes obras maestras, muchas veces te capturan, no sabe uno por qué, a la gente que no tiene mucha costumbre de ver obra, la ve y te captura y te atrapa, entonces no quiero ponerme a la altura de esas grandes obras, pero creo que lo estoy disfrutando mucho y eso es lo importante y creo que la gente lo está disfrutando también y le está gustando.

6.- Háblame sobre la pieza llamada Valentina, la que tiene unos rasgos muy finos.

Le puse ese nombre porque así se llama mi hija, yo siempre estoy buscando ciertos estándares de belleza, ella es un personaje ficticio, no es una mujer, digamos sobre alguien en quien específicamente me base para trabajar. Es un personaje que yo cree, los rasgos vienen de mí, es una mujer, estuve buscando un arquetipo de belleza, como algo sublime para mí, la forma de ver la belleza y esta combinada la técnica de más detalle más realismo académico y hacia abajo se va haciendo más contemporánea, se va desgarrando, se van viendo los detalles como boceto, y hacia arriba va naciendo una pieza más trabajada.

7.- ¿Cuál es tu concepto de belleza y que se necesita para que tú pintes a una mujer?

R= Mi concepto de belleza viene a ser muy individual, como creo que así es, cada individuo en este planeta tiene un concepto de belleza, porque ha habido escritores, filósofos, mucha gente que ha opinado a cerca de la belleza. Para mí la belleza más que un concepto es un sentir placentero,  que experimenta uno al ver o percibir una idea, entonces la belleza viene a traer placer para mí como creador y espero generar ese mismo placer o ese mismo sentir en el que está observando.

8.- Carlos, pero tú pintas mujeres muy bonitas…

R= Pero a esas mujeres yo les pongo y les compongo y les hago lo que yo creo necesario, no son retratos, están todo el tiempo interpretadas, es como una canción de un cantante, que puede tener la música y la letra, pero a la hora de interpretarla le da el acento que quiere al sentir que quiera, yo con la figura, cambio, quito, pongo, y hago y deshago y al final llego a esa conclusión, interpretar, es más importante que copiar un cuerpo.

9.- Háblame de la escultura llamada “Confianza” que es una persona con los ojos cerrados encima de un caballo.

R= Es parecido al salto de fe, pero aquí habla que el hombre está parado sobre un caballo  y tiene los ojos vendados, el hombre está confiando 100% en el animal, hacia dónde va el animal y cómo se está moviendo y habla precisamente de lo mismo en el aspecto técnico-artístico estoy tratando de confiar en mi percepción de mis ojos, porque todo el dibujo o lo figurativo no está a la mano, por eso pude abordar la escultura, no con facilidad – porque le tengo mucho respeto-, pero creo que todo está en el ojo no en la mano, entonces con esa confianza pude pasarme a la escultura y poder trabajarla.  Y por el otro lado hay que tener confianza en cuando se hacen bien las cosas que va a haber de alguna u otra manera un resultado correcto, como me decía un galerista “La calidad gusta, siempre va a gustar”. Y eso es lo que busco hacer las cosas con calidad.

9.-Veo en tu exposición, hombres con los ojos tapados, equilibrio, danzantes, figuras volando ¿Qué quieres transmitir?

Es uno de los primeros conceptos que yo desarrollo en la escultura, tiene varias lecturas, pero la principal de esa escultura llamada “Salto de fe” que tiene los ojos  vendados, implica, y habla de varias cosas, habla en el sentido cómo artista, al ser pintor y convertirte en escultor, es un salto que estás dando a un lugar que no conoces, realmente no  sabes si te va a funcionar, si lo vas a poder lograr o no, te estás aventando al vacío con los ojos vendados. Es mi intento de abordar la escultura  y no sabes que va a suceder.  Y la otra lectura es que en la vida tienes que tomar  riesgos y tu esperas que te salga lo mejor, pero realmente como nadie puede ver el futuro, muchas veces tienes que hacer las cosas por convicción o por fe de algo que tu esperas, puede ser bueno y a veces no puede salir tal cual, por eso mismo tiene su complejidad y su toque de riesgo, aventarte y haber si te cachan.

Estimados lectores, los invito a que acudan a esta exposición de pintura y escultura que se presenta en el Museo Casa de los Muñecos de la BUAP, ubicado en 2 Norte No. 2, Centro Histórico de Puebla, y que estará hasta el 7 de mayo, ¡Asistan!

Cualquier comentario me lo puedes hacer llegar a mi correo vicky_barbara@hotmail.com o a la página de Facebook de esta columna Eva y Lilith.

“361 grados”, la extraordinaria exposición del artista poblano: Carlos Oviedo